Para colores… las flores!!

Una de los detalles que más nos gustan de las bodas son los preciosos ramos que suelen llevar las novias luciendo junto a sus vestidos. Los hemos visto en todos los colores, tamaños y formas, y siempre intentamos que formen parte del recuerdo de ese gran día que entregamos a los novios.

Si estás pensando en casarte y aún no has decidido cómo será tu ramo, quizás podamos darte un par de ideas.

Como todo en la vida, y más en el día de tu boda, lo importante para la elección de tu ramo es que tengas muy claro el tipo de ceremonia que vas a realizar y el carácter de los novios. No es lo mismo una boda civil, que una boda religiosa; pero sobre todo, no es lo mismo una novia desenfadada, que una novia tradicional.

Si eres más partidaria de la ceremonia religiosa, o aún siendo civil, quieres una boda tradicional en el que el ritual tenga un peso fundamental, no deberías renunciar a los grandes ramos, de tallo largo, o incluso con flores colgantes, de gran personalidad y que acompañan de maravilla a tu precioso vestido.

Si, por el contrario, el sueño de tu gran día lo concibes más como una gran fiesta entre amigos, de forma desenfadada y distendida, quizás deberías apostar por un ramo sencillo y que no te moleste demasiado a la hora de moverte. En estos casos tienes muchas opciones para elegir: una sola flor grande y con un gran tallo que vista por sí misma, pero que no pese demasiado; un ramo de pequeñas flores con tallo medio o corto, que te acompañen pero no pesen, como si de un pequeño bolso se tratara; o incluso un ramo de una o varias flores recreadas en tela, con un aspecto envidiable y que además perdure para siempre.

En cuanto al color, por supuesto, lo importante es que se encuentre entre tus favoritos. Pero hay que saber combinarlos. Un ramo en tonos blancos, amarillos y rosas pasteles da siempre en el clavo sea cual sea el tipo de celebración. Pero si tienes un carácter abierto y pasional, no deberías renunciar al maravilloso rojo pasión, que dará un toque de color a tu vestido y sorprenderá a tus invitados.

Apostar por los tonos más atrevidos, como el violeta, el azul o incluso el negro, tampoco deberías descartarlo si te consideras una persona moderna y a la que le gusta el riesgo. Eso sí, en estos casos procura que no sea un ramo demasiado recargado con dichos colores. Un gran ramo en flores blancas o amarillas puede combinar a la perfección con unas cuantas flores en violeta y azules.

También son de gran vistosidad las flores grandes teñidas en azules, o negros, pero en tal caso es preferible escoger solo una o dos piezas.

Muy coquetos quedan también los ramos pequeños con muchas flores en violetas o rojos y te dará un toque de glamour y mucha personalidad.

Si lo tuyo es el vintage y el retro, deberías echar un vistazo a las posibilidades que dan las flores disecadas, combinando blancos, ocres y marrones, que pueden darte un aire distinguido y, al tiempo, original.

En fin, opciones tienes para todos los gustos. ¿Cuál es la tuya?

 

Sea cual sea, te aseguramos que ¡quedará de maravilla en las fotos que te hagamos!

 

 

 

Did you like this? Share it:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

The Fotoshop, ganador Wedding Awards 2014 bodas.net
Facebook
Twitter