Las alianzas de bodas: del sello romano al tatuaje

DSC_6652

¿Sabías que la tradición de intercambiar anillos durante la ceremonia de bodas entre el novio y la novia se remonta hasta los antiguos romanos? Por entonces se trataba de una forma de que la novia quedara incluída en la familia, pasando a utilizar el sello familiar que servía para identificarse como parte de ella y para firmar documentos. De este modo, el novio entregaba a su esposa esta joya durante la ceremonia, como símbolo de que a partir de aquel día estaban unidos, al tiempo que la hacía dueña -domina- de todas sus poseciones.

Los cristianos simplificaron el sello romano en la alianza circular que conocemos.

Los cristianos simplificaron el sello romano en la alianza circular que conocemos.

Siglos después, serían los cristianos los que pasarían de aquel tradicional sello al más simple aro de alianzas que se ha extendido hasta nuestros días. El motivo de esta simplificación era que muchos de los que se desposaban eran esclavos y carecían de sellos familiares. Por otro lado, este círculo se asociaba en la religión cristiana a la eternidad, la unión para siempre de la pareja.

En cuanto a dónde se ubica el anillo, la teoría cambia por zonas. Si bien en prácticamente todo el mundo coincidimos en que la alianza se coloca en el dedo anular, la mano en la que debe ubicarse varía según el país, e incluso la comunidad autónoma. En origen, la posición era la mano izquierda, ya que hay una vena que llega desde el anular de esta mano directamente hasta el corazón. Sin embargo, más tarde, en muchos países y comunidades españolas la alianza fue trasladada a la mano derecha, dejando la izquierda para el anillo de pedida, ya que “la pedida es un acto que se realiza con el corazón y la boda un acto que se realiza con la razón”, según teorizan algunos.

El anillo de pedida se coloca en la mano opuesta a la alianza, según el país será en la derecha o la izquierda.

El anillo de pedida se coloca en la mano opuesta a la alianza, según el país será en la derecha o la izquierda.

Sin embargo, en muchos países anglosajones y en comunidades españolas como Cataluña, se mantiene la tradición de la mano izquierda para esta joya símbolo del enlace.

Y como todo cambia, la tradicional circunferencia lisa y cómoda, que se ha utilizado durante siglos para este fin, también ha sufrido mutaciones.

Hoy en día el anillo de él y el de ella no tienen siquiera que ser iguales.

Hoy en día el anillo de él y el de ella no tienen siquiera que ser iguales.

Hoy en día, no solo podemos encontrarlas en un sinfín de materiales, desde el oro al platino, sin menospreciar otros metales menos nobles, como la plata o incluso la madera o el cristal, sino que también se ha abierto un enorme abanico de posibilidades en cuanto a formas y motivos. Desde opciones que combinan tres metales distintos, hasta sellos que muestran las huellas dactilares de la pareja o incluso sus electrocardiograma, compiten en el mercado con alternativas aún más atrevidas, como un anillo en forma de tornillo y otro en forma de tuerca, o hasta una clavija y un puerto usb. Ya incluso pueden usarse anillos distintos para él que para ella, atendiendo más a los gustos personales de cada uno.

El culmen de la originalidad: los anillos tatuados, que pueden ser con el mismo motivo para el novio y la novia o bien tatuajes complementarios que al juntarse las menos nos mostrarán que son una pareja. Lo que no sabemos es si es necesario realizar el tatuaje durante la misma ceremonia. ;)

¿Tú por qué opción te decantas?

Did you like this? Share it:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

The Fotoshop, ganador Wedding Awards 2014 bodas.net
Facebook
Twitter